Inicios

Inicios
Simple y Sencillo

martes, 19 de abril de 2016

Pon un Nervioso en tu Empresa


Hace unos días salí a correr con un amigo que se está  iniciando en esto de ser Reclutador. Curiosa palabra, por cierto, RE-CLU-TA-DOR. Cada vez que la oigo tengo un cruce de sentimientos entre siempre entre miedo y respeto,  como fuera la persona que va a destruir a la humanidad. En fin, a lo que íbamos. Mientras runneabamos hablamos de perfiles de selección, candidatos, entrevistas de trabajo o  tipos de personas  que nos encontramos en los procesos.

Al cabo de unos kilómetros, llegamos a la conclusión que cada vez entrevistamos a más candidatos nerviosos.  Las causas del florecimiento de este perfil son bastante obvias: la crisis, ver cada proceso de selección como la última oportunidad, mayor competencia por puesto, experiencia negativas en entrevistas. Entonces, ¿qué hacer? ¿los descartamos sin más por sus nervios? Pues yo creo que no. Un NO bien rotundo, hay que darles una oportunidad y dejar que los nerviosos vengan a nuestras empresas

COMO DETECTAR AL CANDIDATO NERVIOSO

  •           Sudores Abundantes: Sudan como si la sala de entrevistas fuera la sauna del gimnasio. Lo que les delata es que intentan disimularlo vistiendo americanas en pleno mes de julio o intentan desviar tu atención para poder secarse con un pañuelo las cataratas que brotan de sus poros. ¡Pobres!
  •       Son “extremadamente” educados: Hasta que no les dices lo que tienen que hacer no lo hacen. Incluso puedes encontrarle con la educación personificada que te abre la puerta y te acomoda la silla.
  •    Inquietud corporal generalizada: Temblores en las manos, hablan rápido, movimientos repetitivos de piernas,  que no sabes bien si son sus piernas o una estampida de ñus. 
  •    Respuesta Cliché: Es bastante habitual que contesten con un “perdona es que estoy muy nervioso y no me explico bien”


Ya sabemos cómo identificar al “Candidato Nervioso”. Ahora te propongo poner un nervioso en tu empresa. ¿Por qué? Pues porque cuando entrevisto a un candidato con este perfil, no veo un indeciso, un histérico o alguien que me saca de quicio, si no que lo que yo veo en esa persona es :

  •            Veo Interés, entusiasmo por el puesto, ganas de demostrar lo que vale en un trabajo. No veo sudores ni temblor de piernas.
  •    Veo Responsabilidad y resolución de problemas en su puesto de trabajo en vez de ser “extremadamente educados”
  •       Veo Cuidado de su Imagen en vez de ver Americana en Julio o Pañuelos Klinex
  •    Veo Sinceridad y Honestidad  cuando te dice que está nervioso y por eso no se explica correctamente.


Para concluir algunos pensareis que se me ha podido ir la cabeza con este post. Es evidente, que no vamos a seleccionar a una persona que no pueda tener cierto control de sí mismo para el puesto de “Comercial Export Manager” o Jefe de Ventas y que de él dependa la supervivencia de la empresa. Pero seguro que si lo pensáis bien en alguno de vuestros procesos de selección entre los valores o competencias que buscáis están la responsabilidad, imagen, sinceridad, interés y entusiasmo.  

Y en nuestra habilidad como Reclutadores está el descubrir esos valores, competencias y el potencial de los candidatos en todos nuestros procesos de selección y dejar los prejuicios fuera de la sala de entrevista.


¿Qué opináis?  ¿Cuántos nerviosos hay en vuestras empresas? ¿Os animáis a contratar a uno de ellos?
Publicar un comentario